martes, 8 de junio de 2010

Devorador de almas

Cuando el hambre de la soledad
venga a rozarte las arterias
y se relama los labios
con tu sangrante
inhumanidad.

Ahorca un par de plegarias,
desgarra novenarios,
ríe petulante
y aguarda la hora,
serás invitada
y serás alimento inmortal.

Cuando las sombras
del piélago funesto
en el firmamento
toquen tu faz
serás maná
escarlata,
ambrosía
sin dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada